Las causas del envejecimiento demográfico


¿POR QUÉ CAMBIA LA ESTRUCTURA POR EDADES?

Los factores que pueden hacer cambiar el peso de unas edades respecto a otras son los mismos que pueden modificar el volumen total de la población: la mortalidad, la natalidad y las migraciones.

a) Aparentemente, el descenso de la mortalidad constituye una causa obvia de que cada vez más personas alcancen una edad avanzada. Sin embargo, esta obviedad es engañosa. La humanidad en su conjunto ha visto mejorar sustancialmente sus probabilidades de supervivencia sólo a partir de mediados del siglo XVIII. Hasta entonces apenas se habían superado los treinta años de esperanza de vida al nacer (en la España de 1900 apenas se alcanzaban los 35 años). Sin embargo, iniciado ya el rápido ascenso de la esperanza de vida, la población no sólo no envejeció, sino que aumentó el peso de los jóvenes. La explicación debe buscarse en la elevadísima mortalidad infantil imperante hasta entonces. Una vez iniciadas las mejoras, las muertes evitadas de recién nacidos y de niños contribuyeron a acrecentar el peso de estos en el conjunto de la población. Sólo muy recientemente, en aquellos países donde la mortalidad infantil es ya muy reducida, la lucha contra la mortalidad se ha concentrado en la otra etapa de la vida en que es elevado el riesgo, es decir, en las edades avanzadas. Ahora sí puede decirse que el descenso de la mortalidad tiene por consecuencia el envejecimiento de la población, pero conviene recordar que este no ha sido el caso siempre ni lo es actualmente en todas partes.

b) La natalidad sí tiene un efecto inmediato en la pirámide de edades. Si es elevada, ensancha automáticamente la base, rejuveneciendo la población. Si es reducida produce el efecto contrario y, de hecho, esa es la explicación fundamental de la rapidez del envejecimiento demográfico de la población mundial y, sobre todo, de la de los países más ricos.

La natalidad, al igual que la mortalidad, ha sido elevada en las poblaciones humanas hasta hace muy poco, precisamente para compensar las escasas probabilidades de supervivencia hasta la edad adulta. Sin embargo, en poco más de un siglo, se están extendido pautas de baja fecundidad, empezando por Europa y extendiéndose al resto del mundo.

c) Las migraciones influyen en la pirámide de población porque no se reparten por igual entre las diferentes edades. Especialmente las grandes corrientes migratorias de nuestro siglo han tenido por protagonistas a jóvenes en busca de trabajo. Los efectos para los lugares de origen no se limitan a la despoblación y a la escasez de jóvenes. En cambio, los lugares de destino han visto rejuvenecer su estructura por edades con los recién llegados y con sus hijos. Este fenómeno puede no ser muy apreciable en grandes unidades geográficas como los continentes o los estados, pero es tanto más importante cuanto menor sea la unidad de análisis, y se convierte en fundamental en pequeñas áreas como los municipios. Si quiere entenderse el gran envejecimiento de las áreas rurales y de interior de la mayoría de los países desarrollados, así como la relativa juventud de las zonas urbanas, no son la mortalidad o la fecundidad las que deben centrar el análisis, sino las migraciones.

Mención aparte merecen las migraciones de la tercera edad, especialmente las que siguen a la jubilación. Se trata de un fenómeno incipiente, con casos notables como la creación en Estados Unidos de alguna extensa zona residencial en Florida o en California, pero limitado a estratos sociales hasta ahora minoritarios y de escasa relevancia estadística en comparación con los cambios de estructura por edades producidos por las migraciones de los jóvenes.

***

No obstante, una cosa es la distinción abstracta de estos tres factores, y otra es la explicación del cambio histórico que está experimentando la estructura por edades en la práctica  totalidad del planeta. La escasa comprensión de los sistemas demográficos, y del modo en que la mayor supervivencia poblacional los conduce a su configuración actual, suele provocar multitud de malos entendidos, especialmente entre quienes tienen una posición apriorística y dogmática sobre los temas y comportamientos implicados (la salud, el matrimonio, la natalidad, la familia, la nación, etc.). Por desgracia, eso le ocurre a buena parte de las confesiones religiosas empeñadas en encontrar argumentos contra la anticoncepción, el aborto, la planificación familiar y las nuevas formas de familia y de relación conyugal. Cometen el error de considerar el descenso de la fecundidad y el envejecimiento demográfico meras consecuencias de políticas liberales sobre anticoncepción o aborto, y hasta de la siempre predicada degradación moral y familiar asociadas a la modernidad. Se abona así el ancestral mito conservador de una supuesto pasado de pureza y recto comportamiento que en realidad nunca existió. El factor explicativo principal de la modernización demográfica no es otro que la revolución reproductiva provocada por la espectacular mejora de la superviviencia. Son las mejoras de la mortalidad, especialmente en las edades infantiles, las que han desencadenado una auténtica revolución en la eficiencia con que nos reproducimos, con una auténtica explosión poblacional durante el siglo XX paralela a la liberación de la mujer de su ancestral sobredeterminación reproductiva (véase aquí una síntesis de la Teoría de la Revolución Reproductiva).

Así, es posible encontrar, junto a un discurso del Santo Padre, un artículo titulado “El invierno demográfico. Causas y consecuencias del envejecimiento de la población” en el que se hacen afirmaciones como la siguiente:

“Sin lugar a dudas, el envejecimiento de la población es una anomalía provocada artificialmente por las políticas de planificación familiar desarrolladas por diferentes organismos estatales o internacionales o, incluso, por entidades privadas”

Alfonso Carlos Amaritriain (Universidad Abat Oliba) Boletín Informático de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, 6 de noviembre de 2002 (ver versión online en Catholic.net)

3 Responses to Las causas del envejecimiento demográfico

  1. mari dice:

    very good

  2. Susana dice:

    Buenísimo para mi trabajo práctico de Envejecimiento Poblacional

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 458 seguidores