Documental: Barracas, la ciudad olvidada


La inmigración y el barraquismo barcelonés

Barrio de La Perona

(acceso al documental en http://www.3cat24.cat/especial/1734)

Barcelona es hoy una ciudad “chic”, y la práctica totalidad de sus signos de identidad, esa simbología histórica y cultural con la que se construye la autoimagen colectiva y la historia pasada, se han extraído de su lado burgues, de las costumbres de la clase media bienestante.  Es la “ciudad condal”.

Pero Barcelona fue también otra cosa, por mucho que esa parte de su pasado no sea reivindicada nunca por sus clases gobernantes; el núcleo de una revolución industrial siempre frustrada, la capital de un obrerismo fuertísimo, foco de movimientos políticos, sindicales y culturales propios de las clases trabajadoras, de relevancia continental.

Montjuïc. 1967

Desde el castillo de Montjouich o desde el cuartel que hoy ocupa el parque de la Ciudadela, las tropas y los cañones del Estado vigilaban una población poco dócil, que en 1909 había osado revelarse contra la guerra de Marruecos y su leva forzosa, y provocado la Semana Trágica. Junto a los fastos del 29 con la exposición universal se acentuó la inmigración masiva de trabajadores y proliferaron los barrios obreros de condiciones ínfimas pero de gran efervescencia asociativa, cultural y política. En el golpe de estado de 1936 son la población civil y las organizaciones obreras las que se enfrenta a los golpistas y ponen la ciudad al lado de la República, donde permanece hasta el final, pagando un precio enorme durante décadas. Durante los años cuarenta y cincuenta es una ciudad vigilada, el franquismo la condena a no expandir su término municipal aunque el contínuo urbano lo rebase, por miedo al excesivo poder de la ciudad.

Aquella Barcelona no era el Liceo ni el modernismo; era una ciudad industrial que, desde los años cincuenta y durante los años sesenta y setenta, acogió la inmigración más masiva conocida hasta entonces en nuestro país.

Evolución de la población, en http://ca.wikipedia.org/wiki/Barcelona

En la década de los sesenta llegaron a vivir en barracas (el equivalente a los “barrios” o las “favelas” de otros países), unas 100.000 personas. El barraquismo era antiguo, pero tras dos décadas de inmigración intensísima adquirió una extensión inusitada. En los años cuarenta y cincuenta el franquismo victorioso hundía el país en el marasmo social y económico y millones de personas abandonaban sus casas y emigraban, a veces en busca simplemente de algo que comer. Barcelona, una ciudad industrial, podía dar trabajo, aunque apenas hubiese construcción de nuevas viviendas que, por otra parte, nadie podía pagar, de manera que había que vivir donde se pudiese.  Sólo a partir de la etapa Porcioles, con su mezcla de intervencionismo y especulación urbanística, en medio del acelerado crecimiento de los años sesenta, se empezó a eliminar el barraquismo, aunque todavía en los años ochenta quedasen algunos reductos.

Algunos de nuestros mayores todavía recuerdan aquella otra ciudad, con la que muchos otros barceloneses coexistieron sin llegar nunca a verla, y tan diferente de la actual. Pero ahora podemos verla todos, porque es la que aparece en el documental Barraques, la ciudad olvidada.

Me lo señalado Sensi, que trabaja hace muchos años en el ayuntamiento de Barcelona y comparte conmigo pasado de barrio en la Verneda. En las barracas que aparecen en el documental vivieron nuestros padres, y hasta conozco personalmente a alguna de las personas entrevistadas. Especialmente emocionante ha sido para mi ver por fin imágenes del Somorrostro, después de toda una vida oyéndoselo nombrar a mi padre.

Y es que son los protagonistas de aquella historia los que la explican en el documental y proporcionan el grueso de su material gráfico. Ya en 2008 el Museu d’Història de Barcelona organizaba la exposición Barracas. La ciudad informal, que incluye materiales muy diversos y, entre ellos, un video que sirve de gérmen al que aquí comento, en el que se entrevista a antiguos habitantes de la Perona, El Carmelo, etc.

Alonso Carnicer y Sara Grimal, reporteros de TV3, habían hecho algunas de estas entrevistas, y para la exposición ampliaron material. Montaron un reportaje para el programa “30 minuts” y, ante la acogida, decidieron hacer el documental basándolo en el relato de los protagonistas. Su éxito posterior ha sido fulgurante, y no es de extrañar. Es extraordinario y lo recomiendo encarecidamente.

  • La mejor manera de ver el documental es ir a la página especial que finalmente le ha construído TV3 en la web 3cat24.cat . Allí encontrarás el documental y muchísima otra información, galerías de fotos aportadas por los habitantes de las barracas, entrevistas adicionales, etc.

***

SI QUIERES SABER MÁS:

  • Ficha técnica y galería de imágenes en la web el Documental del mes,
  • En el blog Momeces, bajo el título Barracas y chabolas, tienes un post con entrevista a uno de los comisarios de la exposición en el Museo de Historia de Barcelona y un montón de interesantes comentarios de los lectores.

Manuel Martínez fue uno de los muchísimos obreros que se pusieron al frente de los movimientos vecinales de aquella Barcelona. Inmigrado de Murcia, fue habitante del barrio de la Perona durante buena parte de su vida. En su caso ha habido a posteriori un reconocimiento poco frecuente, traducido en diferentes documentos y testimonios:

  • Utrera Redondo, J. (2002), El nieto del lector de periódicos. Barcelona: Ajuntament de Barcelona, Districte de Sant Martí. (biografía de este lider vecinal; casi me da un patatús cuando veo en el libro una fotografía a doble página, 138-139, del bloque de pisos de realojo donde me crié).
  • Entrevista en Clot RTV (video)

Francisco Candel fue probablemente el principal cronista de aquella Barcelona. Él mismo fue un niño inmigrado y vivió en esos barrios marginales hasta su fallecimiento, levantando su acta literaria en trabajos como Els altres catalans (1964, Los otros catalanes) y sus dos secuelas: Encara més sobre els altres catalans (1973, Todavía más sobre los otros catalanes) y Els altres catalans vint anys després (1985, Los otros catalanes veinte años más tarde, traducido al castellano).

Anna Cab, por su parte, ha hecho el análisis estadístico y demográfico de la Cataluña y los años en que se situa el barraquismo barcelonés.

En su tesis doctoral evidencia el papel prácticamente inmemorial que la inmigración ha tenido siempre en la “construcción” demográfica de Cataluña. Puedes leerlo en el libro

  • Cabré Pla, A. (1999), El sistema català de reproducció. Cent anys de singularitat demogràfica. Barcelona: Ed. Proa, Col. “La mirada”.

About these ads

One Response to Documental: Barracas, la ciudad olvidada

  1. Mi colega Verena Stolcke me señala un artículo periodístico relacionado con este post: Flamenco para la Memoria.

    Se trata de un artículo publicado en elpaís.com, dentro de Tentaciones de Verano, el 18/08/2010. La redacción es de José Ángel Amaya, y el subtítulo es:

    La compañía Trànsit Dansa recupera con la coreografía ‘Somorrostro’ la historia del barrio de barracas de Barcelona donde nació Carmen Amaya.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 458 seguidores