¿Es un riesgo vivir demasiado?


Forges, siempre Forges

Lo que sigue es una entrada del blog “Let us begin” , de Albert Aixalà, comentando las aberrantes declaraciones del FMI sobre lo peligroso que es que vivamos tantos años. Me la ha señalado Clara Cortina y, como coincido en todo con el escrito y ella se ha prestado a hacer la traducción del catalán, la reproduzco también aquí, con permiso del Albert: Leer más de esta entrada

¿Puede la esperanza de vida seguir aumentando mucho más?


Mi compañero Vicente Rodríguez me ha aconsejado echar un vistazo a este artículo: Le Bourg, É. “Forecasting continuously increasing life expectancy: What implications?” en Ageing Research Reviews  11 (2): 325-328. Vicente tiene buen ojo.

Uno de los campos más importantes de la actual investigación demográfica  es la previsión de lo que ocurrirá en el futuro con la mortalidad, especialmente en las edades avanzadas, allí donde todas las mejoras sociales, higiénicas, alimentarias y médicas la han arrinconado. Leer más de esta entrada

La esperanza de vida y James Vaupel en el programa “Redes”


En la última edición de  “Redes”, el excelente programa de divulgación científca presentado por Eduard Punset, el tema monográfico ha sido el aumento de la esperanza de vida, a través de una entrevista a James Vaupel, actual director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica, en Alemania. Leer más de esta entrada

La tía Tula, el sororato y la mortalidad


Fotograma de la adaptación al cine

Siempre me sorprende la escasa presencia de la demografía en las ciencias sociales y, especialmente, la facilidad con que se olvida la mortalidad y sus cambios históricos como factor determinante de la conducta humana. Todo cambio social parece poderse explicar por los cambios de valores, culturales, morales o de opinión, como si hubiese dejado de importar el modo en que cambian las condiciones estructurales y materiales.

Pero la elevada probabilidad de que falleciese algún miembro adulto de la familia estaba en el origen de muchas pautas “culturales” hoy prácticamente desaparecidas, y su desaparición está directamente vinculada a la mejora de la supervivencia.

Un buen ejemplo es el sororato, un concepto manejado en antropología y poco conocido. Leer más de esta entrada

Cuando la esperanza de vida al nacer es más baja que al cumplir un año


En la historia de la humanidad siempre ocurrió que la esperanza de vida al nacer era bastante más baja que la esperanza de vida cuando se cumplía el primer año. Así, con la mortalidad española de 1900 el promedio de años que podían esperar vivir los recién nacidos era de 34, pero los que sobrevivían un año después no sólo no habían “gastado” un año de su esperanza de vida, sino que podían esperar vivir entre 41 y 42 años adicionales. Todavía más, si la suerte les acompañaba y sobrevivían hasta cumplir también su segundo aniversario, la esperanza de vida posterior que les quedaba superaba ya los 50 años. Leer más de esta entrada

Wilmoth y la longevidad en Suecia


John R. Wilmoth ha dedicado mucho tiempo a investigar los cambios en la supervivencia humana, y ha sido el principal responsable de lo que finalmente se ha convertido en el Human Mortality Database. Se trata de una base de datos internacional y online que pretende recoger información sobre mortalidad de cualquier tiempo y lugar y ponerla  a disposición de cualquier persona interesada.

En el actual debate sobre si los límites de la esperanza de vida se están alcanzando ya, o todavía pueden esperarse mejoras sustanciales, Wilmoth niega la certidumbre con que muchos otros afirman que el proceso está llegando a su fin. En el artículo que cito abajo utiliza una fuente de datos excepcional para ilustrar algunas de sus sospechas, y con tales datos construye el gráfico que aquí presento. Los datos proceden del más antiguo registro civil de las defunciones, el de Suecia, y lo que hace Wilmoth es elegir, de todas las defunciones registradas cada año, la que corresponde a la persona más longeva. La simple representación de la serie año por año, de casi un siglo y medio, arroja un resultado sorprendente, que te invito a observar por tu cuenta: Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 492 seguidores